¿Ser pobre o rico…?

¿Ser pobre o rico…?

¿Ser pobre o rico…?

Ser pobre o rico es sin lugar a dudas una elección.

No cabe duda que para unos u otros pueda estar más o menos fácil el camino hasta llegar a alcanzar la independencia financiera, dependiendo del lugar donde nacemos, de la posición social de nuestras familias y sobre todo del adiestramiento que recibamos en nuestra niñez.

Bill Gates dijo una vez: “No es tu culpa si naciste pobre, pero es tu responsabilidad si mueres así”.

El camino hacia la riqueza será más fácil si sabemos acceder a  un sistema que nos genere un flujo de dinero, en aquellos sectores en alza  y alejados de cambios politicos y financieros.

Hoy hay cientos, por no decir miles de oportunidades, para aquellos que se sienten diferentes, que saben que nadie les va a regalar nada y que necesitan trabajar con inteligencia, para adquirir las destrezas del manejo del dinero.

Las personas que quieren alcanzar la riqueza se educan constantemente. No importa si trabajas o estudias o haces algo que no te gusta. Busca tiempo libre para estudiar la riqueza y solo de ese modo te liberarás de la «carrera de la rata», es decir trabajar como asalariado, para pagar hipotecas interminables, tarjetas, préstamos y otras trampas en las que te harán caer los demonios de un sistema financiero, que en su agonía intenta llevarse al infierno a todos los que carecen de educación financiera.

Un viejo maestro me dijo, «si quieres que las cosas cambien, primero tú debes cambiar».

No te conformes con lo que tienes, sal ahí afuera y CAMBIA TU VIDA HOY, MAÑANA SIEMPRE ES TARDE.